Aceite de oliva, maravilla mediterránea

El aceite de olivo es uno de los productos más valorados de nuestra tradición gastronómica romagnola, y a pesar de que es más reconocido actualmente por su uso gastronómico ha estado presente en la religión, cosmética e incluso como combustible.

Se puede afirmar que encontró su cúspide gastronómica en cocinas italianas. Cuando este delicioso aceite llegó a Roma, pudo alcanzar hasta los confines del Imperio y se expandió en las cocinas europeas.Sus matices aromáticos, su textura y sabor mejora el resto de los ingredientes y aporta personalidad a los platos.

Italia es el primer país consumidor a nivel mundial de este aceite y el segundo productor. En opinión de expertos, el mejor aceite de oliva es italiano, se produce mayormente en Calabria, Apulia, Sicilia y Toscana. Los aceites de olivo producidos en esta última región se encuentran avalados por la indicación Geográfica Protegida (IGP) de Toscana, los únicos de la producción aceitera que cuentan con esa protección.

Aceite de oliva sólo puede ser nombrado aquel que se obtenga a partir de aceitunas maduras entre seis y ocho meses; y las normas de la Unión Europea sólo avalan estas categorías:

  • Aceite de oliva extra virgen: máxima calidad sin ninguna imperfección, su grado de acidez es menos a 0.8°.
  • Aceite de oliva virgen: mismos parámetros de calidad que el extra virgen, sólo que su grado de acidez no puede superar los 2°.
  • Aceite de oliva: mezcla de aceite de oliva refinado, utiliza otros procesos químicos o términos de limpieza de aromas, sabores y colores.
  • Aceite de orujo de oliva: mezcla de aceite de orujo de oliva refinado, resultado de la molienda de la aceituna.

En Cenacolo utilizamos aceite de oliva extra virgen, con un sabor y olor intachables que incorpora a la perfección todos los sabores en nuestros platillos. Un perfecto detalle que te transporta desde nuestra mesa a la región de Emilia Romagna para disfrutar de una tradicional comida italiana.

Realiza tu reservación