Burrata: más que un queso aterciopelado

Uno de los quesos más utilizados en la cocina italiana es la burrata, nombre derivado por su parecido con la mantequilla, la cual significa burro en italiano; su textura cremosa y suave es muy similar.

Su origen es relativamente reciente comparado con los bastos quesos tradicionales italianos. Sin que exista unanimidad en el punto geográfico concreto, muchas versiones coinciden en situar la creación de la burrata en la región de Puglia, al sur de Italia, donde en los años treinta del siglo pasado un establecimiento lechero de esa población ideó la manera de aprovechar los restos sobrantes de la producción de la mozzarella, otro queso estrella de Italia.

Desde ese entonces, lo que originalmente fue un plato humilde, ahora se convirtió en un privilegio. Esta delicia italiana ha viajado a muchos países del mundo y es sumamente apreciada por su consistencia especial, ya que se deshace en la boca aportando al paladar sensaciones saladas, cremosas y suaves que resultan muy agradables.

Su forma particular de bolsita está compuesta por una lámina de Mozzarella de aproximadamente un centímetro de grosor en el exterior, rellena de Stracciatella (queso cremoso derivado del mismo procedimiento de la mozzarella), las cuales proporcionan una textura aterciopelada, cremosa y un sabor fresco.

Al estar hecha de queso fresco, debe consumirse en un plazo no superior a los tres días desde el momento de su elaboración, así conservará fielmente todas sus características únicas.

Te invitamos a degustar de nuestros platillos acompañados con este delicioso y cremoso ingrediente, ícono mundial de la tradicional gastronomía italiana:

  • La Clásica Ensalada Caprese con Burrata
  • Bruschetta con Burrata
  • Sopa Fría de Tomate con Burrata
  • Penne a la Sorrentina con Burrata

Visítanos y vive la Experiencia Cenacolo.

Realiza tu reservación